¿SEO o SEM? ¿Cómo posiciono mi página web?

Marketing Online

03-03-2017

 

Hoy en día, la obsesión de todo negocio que cuenta con una página web es la misma: aparecer en los primeros resultados de Google cuando se realice una búsqueda sobre su sector. Una tarea prácticamente imposible para aquellos que desconocen los entresijos del mundo de los buscadores.

No obstante, todo aquel que esté mínimamente familiarizado con el marketing online, sabrá que las palabras mágicas para alcanzar este objetivo son “SEO” y “SEM”. Sabemos lo que significan, en qué consisten y los resultados que reportan, pero, ¿cuál es la diferencia entre ambos procedimientos? ¿cuál reúne más ventajas?

Antes de entrar en materia y ponernos a determinar cuáles son los puntos fuertes de cada uno de ellos, vemos necesario hacer una breve introducción de los términos para aquellos que todavía andan un poco perdidos:

El posicionamiento SEO (Search Engine Optimization) u optimización de motores de búsqueda es el proceso de mejorar la visibilidad de un sitio web en los resultados orgánicos (es decir, gratuitos) de buscadores como Google, Yahoo y Bing.

Para ello, se llevan a cabo técnicas on-site (dentro del sitio web) con el objetivo de que la web esté optimizada y sea lo más clara y accesible posible para estos motores de búsqueda y, por otro lado, técnicas off-site (fuera del sitio web) para mejorar la presencia de la web en el exterior, como incluir enlaces en otras páginas, incrementar la presencia en redes sociales, creación de marca o conseguir menciones en los medios de comunicación.

El SEM (Search Engine Marketing), por su parte, engloba los procedimientos que nos ayudan a optimizar la visibilidad dentro de los resultados patrocinados de los buscadores (es decir, de pago). Una de las herramientas más utilizadas es Adwords, un sistema de pujas por palabras clave propiedad de Google. ¿Por qué Adwords y no otro? Por la relevancia que tiene este buscador en relación a los demás, nada menos que el 97% del mercado en España.

Ahora que ya estamos situados y hemos visto en qué consisten ambas técnicas, es hora de ver cuáles son las ventajas y desventajas de cada una. De esta forma, podremos decantarnos por la opción que más nos convenga para la página web de nuestro proyecto o negocio:

Estrategia a largo o a corto plazo

Si lo que buscas es posicionar tu web a largo plazo, la opción indicada es el posicionamiento SEO. Si bien es cierto que es un proceso que requiere más dedicación y esfuerzo, los resultados perduran durante mucho más tiempo.

Si, por otro lado, lo que buscas es posicionar tu página o un producto en concreto para atraer el máximo tráfico posible en un periodo determinado de tiempo y de forma rápida, la opción más indicada para ti es el SEM.

Realmente no estamos posicionando, ya que una vez dejemos de pagar, perderemos todas sus visitas, pero sí lo haremos de forma temporal.

Precio: resultados pagados u orgánicos

Cuando hablamos de SEO, el coste es 0 (a no ser que se contrate un especialista, en cuyo caso habría que pagar por sus horas de trabajo, pero no por el servicio en sí).

En el caso del SEM, sin embargo, se paga por las campañas de anuncios, bien por cada vez que los usuarios hagan “clic” sobre él para acceder a nuestra página (coste por clic) o bien por cada vez que se alcancen 1000 visualizaciones (coste por impresiones).

¿Qué invertimos? ¿Tiempo o dinero?

Mientras que el SEO requiere una dedicación permanente para realizar los procedimientos necesarios para mejorar el posicionamiento, el SEM necesita menos tiempo, ya que crear una campaña de Adwords, Bing Ads o Yahoo! Search Marketing es mucho más rápido.

No obstante, si queremos sacar partido a la inversión económica que realicemos a través del SEM, es muy importante llevar a cabo un análisis de los resultados que vamos obteniendo de las diferentes campañas e ir ajustando aquellas que no estén funcionando del todo bien para obtener un mayor rendimiento.

El poder de la fiabilidad

Google, Bing o Yahoo colocan en los primeros resultados de búsqueda orgánica a las páginas que consideran de mayor calidad. Sin embargo, con los espacios patrocinados no ocurre lo mismo: basta pagar para aparecer en lo más alto.

Este hecho conlleva que la mayoría de los usuarios que utilicen los buscadores prefieran clicar sobre los resultados orgánicos, pues desde un punto de vista objetivo resultan mucho más fiables. Esto se traduce en más visitas para las páginas posicionadas a través de SEO.

Mayor o menor control sobre las páginas que posicionas

Cuando haces SEO, no tienes un total control de lo que va a suceder. Es posible que consigas posicionar muy bien páginas de tu sitio que realmente no sean del todo relevantes y, sin embargo, otras en las que tienes verdadero interés no aparezcan en la primera página. Esto puede deberse a lo que está haciendo la competencia, pero también a tu nivel de conocimientos sobre posicionamiento: un experto en SEO siempre sabrá cómo hacer que la página que te interesa se sitúe entre los primeros resultados de los buscadores.

Con el SEM, no obstante, tú decides a qué página de destino quieres conducir al visitante. Por ello, tienes un control mayor del acceso a las diferentes páginas de tu sitio.

Conocimiento técnico básico o profundo

El SEM es más sencillo desde el punto de vista técnico que el SEO, ya que con poseer un conocimiento sobre la herramienta que se va a utilizar y nociones sobre marketing y web, puedes estar preparado para empezar a programar campañas.

El SEO, no obstante, va mucho más allá, pues además de poseer un conocimiento global del mundo online y estar en continuo conocimiento de los cambios de algoritmo de los buscadores, es necesario tener decenas de factores en cuenta. Además, no hay que olvidar que si realizas acciones que los buscadores consideran negativas, estos pueden penalizarte, logrando el resultado contrario al esperado. 

 

Tanto el SEO como el SEM tienen sus ventajas y desventajas, por lo que lo más recomendable es diseñar una estrategia en la que se combinen las dos opciones. No obstante, el mundo del posicionamiento web es complicado y requiere de conocimiento y experiencia, por lo que no es aconsejable ponerse manos a la obra si no se sabe del todo bien qué va el asunto. Si tienes dudas sobre optimización de páginas webs en buscadores, no dudes en consultarnos.