Estrategias para aumentar conversiones en tu negocio online

Marketing Digital

La tasa de conversión es un indicador que nos da el porcentaje de usuarios que han cumplido los objetivos que nos habíamos marcado del total de los usuarios que han visitado la página web. Una conversión puede tener varios significados según la acción que queramos que haga el usuario: compra, suscripción, contacto, etc…

Desde que el usuario entra a nuestra página web, le vamos guiando mediante pequeños pasos para que realice nuestro objetivo final, normalmente, la compra, aunque también puede ser rellenar un formulario, pedir presupuesto o suscribirse a la newsletter.

A pesar de que no hay una fórmula mágica a la que acudir para aumentar las conversiones de nuestro negocio, sí podemos tener en cuenta ciertos elementos de nuestra web, nuestras acciones de marketing y trato con el cliente para mejorar la tasa de conversión.

¿Sabes cuál es tu propuesta de valor?

A priori puede parecer una pregunta obvia, pero, ¿realmente has identificado qué hace que tu negocio sea distinto del resto? ¿Por qué un cliente debería elegir tu producto y no el de otra empresa? Aquí es donde entra en juego la propuesta de valor de tu negocio, que deberíamos tener muy clara y, sobre todo, comunicarla de forma eficaz al usuario.

Segmenta tus clientes

Cuanto más definido tengas el grupo de clientes a los que te diriges, más concreto y adecuado va a ser el contenido que crees para ellos, los productos que ofrezcas y las acciones de marketing que hagas. Esto va a ayudar a que cuando un potencial cliente te encuentre, se sienta identificado con el contenido y la información de tu página web y esté más predispuesto a efectuar una compra.

La página de destino

Si dirigimos los usuarios a una página de destino o landing page, esta tiene que estar diseñada al detalle para que cumpla su función: generar conversiones. Una de las claves es evitar al máximo las distracciones y elementos innecesarios en la página landing para que el usuario que llega se centre en la información que le damos y la acción que queremos que haga. Por ello, no debemos olvidar la importancia del buen diseño de una landing page.

¿Cómo gestionas los contactos que obtienes?

Hay que sacarles el máximo partido a esos usuarios que han dado un paso y han mostrado interés en nuestro negocio o productos. El objetivo es convertir los contactos en ventas y la forma de hacerlo es no abandonar al usuario. Consiste en establecer una relación con los potenciales clientes para ir acompañándoles en el proceso de compra. Una vez hemos captado un usuario interesado, debemos cuidarlo, darle contenido adaptado a su perfil, pequeños gestos como tratarle por su nombre, ofrecerle un descuento, etc…

Si no carga la página, me voy

La velocidad de carga de nuestra página web es un factor esencial. Los usuarios somos cada vez más impacientes. Según Google, una de cada dos personas espera que una página web se cargue en 2 segundos. Un estudio del mismo medio reveló que si una web tardaba más de 3 segundos en cargar, había la posibilidad de que el 53% se fuera de la web.

Este factor es muy importante, pues de ello depende que un potencial usuario se quede navegando en nuestra web o no. Para comprobar cuál es la velocidad de carga de nuestra web se pueden consultar algunas herramientas gratuitas como:

Mejora el proceso de check-out

La última fase del proceso de compra es la delicada. Para no encontrarnos con el carrito abandonado debemos asegurarnos que lo tenemos optimizado. Lo más aconsejable es simplificar al máximo el proceso de compra final y, sobre todo, poner todos los pasos en una misma página. Así generamos más confianza al usuario porque puede ver todos los datos, tanto el producto que va a pagar, como el método y dirección de envío.

De esta forma, optimizando el carrito de la compra, podemos estar seguros de que va a mejorar nuestra ratio de conversión y bajar la tasa de abandono del carrito.

Tampoco se ha de olvidar el servicio post venta. Una vez ya ha comprado el usuario deberíamos intentar fidelizarlo para que nos recomiende y repita la compra en un futuro que dependerá del tipo de producto que haya comprado.

Las opiniones de los clientes

Un elemento que podemos añadir en nuestra web, en la página de inicio o en las fichas de producto (dependiendo de cuánto contenido tengamos) son las opiniones de los clientes. Las opiniones de clientes son lo más leído y lo que nos puede ayudar a acabar de convencer al potencial cliente.

Pero ¡ojo! Se ha de tener en cuenta que las opiniones son un arma de doble filo, tenemos que estar preparados para afrontar las malas opiniones y saber gestionarlas.

Menos es más

Toda la web debería estar organizada para que el usuario encuentre la información de forma fácil e intuitiva. Si el usuario tiene que estar más de 1 minuto para encontrar lo que busca, ya es un usuario perdido. Como dice la famosa regla, ‘menos es más’ y así debería ser en la navegación de nuestra web: menos clics para acceder a toda la información.

Diseño web

Igual que la arquitectura de la información de la web, hay otros factores importantes que ayudan a la conversión: la adaptabilidad de la web a todos los dispositivos  y la disposición de la información en las páginas.

Hay que tener en cuenta que en las páginas de nuestra web hay unas ‘zonas calientes’ y ‘zonas frías’. Es decir, partes de la página en las que el usuario se fija más que otras. Así pues, la parte superior y la esquina superior derecha son las partes donde más atención pone el usuario, dejando más desentendido el centro y final de la página.

 

En definitiva, hay muchos elementos que van ayudar a mejorar nuestra tasa de conversión. Lo recomendable es ir evaluándolos y mejorarlos. Si trabajas o eres dueño de una pequeña o mediana empresa y quieres que ayudemos a mejorar todos estos aspectos, puedes ponerte en contacto con nuestra agencia de diseño web y marketing online en Zaragoza. ¡Nosotros podemos hacer realidad la página web con la que siempre habías soñado!

(Publicado el 14-02-2018)