GUÍAS / DIARIOS DE VIAJE
Te encuentras en: rIL » Ocio » Viajes » Irlanda » Cliffs of Moher

ACANTILADOS DE MOHER - CLIFFS OF MOHER

Cliffs of moher

Día 3. Recurrido por Irlanda en coche.

Si las Skelling Michael son lo más impresionante de Irlanda, los acantilados Moher se quedan en segundo lugar junto con las Islas Aran. Probablemente, sean los acantilados más espectaculares de Europa, y no decepcionan al verlos de cerca.

Abren todo el año excepto festivos, a las 9:00 y cierran según temporada. Pero los horarios son muy amplios, porque en verano cierran sobre las 19:30 e incluso los fines de semana lo hacen a las 21:30. Pero como estos datos van cambiando, te recomiendo que consultes los precios, horarios y mucha información, en un par de websites que he colocado abajo.

Desde Galway hay hora y media de camino, y podremos dejar el coche en un parking anexo al centro de visitantes. Pero cuál fue nuestra sorpresa, que al entrar a este parking (al otro lado de la carretera hay otro para autobuses), se encontraba la clásica valla para introducir la tarjeta y entrar, cuando no teníamos ningún billete para hacerlo. Tras salir del coche y flipar un poco, pensaba que no sería la entrada, ví que al lado, en una caseta había un hombre vendiendo billetes, y efectivamente había que comprarlo aquí, para pasarlo por la máquina y poder entrar con el coche. Para que os hagáis una idea hay que parar el coche (si se da el caso de que hubiera fila llegaría hasta la carretera cortando el paso), salir del coche, pasar al otro lado, comprar la entrada, introducirla en la máquina para que se abra el paso, subir al coche y ya por fin, aparcarlo… ¿y qué creéis que nos paso después?, al dejar el coche me di cuenta de que para salir nos haría falta otra vez la tarjeta… y tal tarjeta me la había dejado en la máquina al entrar y tras ir a por ella ya no estaba… a lo que le dije al hombre de las entradas lo sucedido, y muy borde e incluso enfadado me dijo, casi me gritó, que tendría que comprar otra vez la entrada, otros 8€. Ya fue el colmo, los irlandeses con fama justificada de buenas personas y nos toca, en el lugar más turístico de Irlanda, una persona así… por lo que el empiece en los acantilados de Moher fue de lo más extraño.

Al comprar la entrada que hace de tarjeta del parking, te dan un mapa en una hoja A4 muy cutre y, tras cruzar la carretera, los acantilados se ven enseguida, dejas el centro de visitantes con todas las instalaciones a la derecha y enfrente se encuentra el primer mirador: “Main Platform”.

Estos acantilados se elevan 120m sobre el Atlántico y se extienden a lo largo de 8 kilómetros alcanzando una altura máxima de 214m. Las vistas son muy bonitas, aunque también depende mucho del tiempo que os haga. A la derecha, suben unas escaleras hacia la torre O’Briens Tower, donde se puede apreciar perfectamente el llamado “The Stack”, una roca enorme y puntiaguda que sobresale del océano a escasa distancia del final del acantilado. Es aquí, justo al lado de la torre, donde más arrecia el viento, y tanto es así que puede llevarse literalmente a niños y ancianos.

3,95€ cuesta la entrada para subir a esta torre O’Briens (hay descuentos para estudiantes y niños), merece la pena subir aunque las vistas no difieren mucho respecto a la vista desde abajo. A lo alto de esta torre, se puede apreciar mejor la magnitud de los acantilados, siendo el punto más alto con sus 212 metros. Fue construida en el año 1835 para los turistas que ya había en esa época, y arriba del todo apenas caben 4 personas, por lo que para hacer la foto de rigor, mejor ir de dos en dos.

Hasta aquí es lo que hace todo turista, pero hay unos pocos que van hacia el otro mirador llamado “South Platform”, que no es gran cosa, pero al final del todo hay una señal informando de que el camino se acaba y es propiedad privada, habiendo unos pocos que se atreven a cruzarlo mereciendo mucho la pena, porque el camino va bordeando los acantilados hasta el final, pudiendo observar las grandes colonias de aves de cerca y unos parajes casi vírgenes. El camino no es malo porque es llano y el sendero está bien cuidado, el único problema son algunas zonas de viento y sobra decir, que si tienes vértigo no será buena idea que llegues hasta aquí, por último ten en cuenta que son varios kilómetros y necesitarás un mínimo de 4horas si quieres ver todo tranquilamente, desde el Norte hasta el Sur, sino, en media hora puedes decir que las has visto como casi todo el mundo.

Tras volver por el camino andado, es el momento para ir a los servicios, comer algo o comprar regalos, siendo una tienda más de las que hay por todo Irlanda, sin nada distinto a lo que por ejemplo hay en Dublín.

Hay una especie de museo multimedia llamado “Atlantic Edge Exhibition” por 4,95€, dentro de un edificio que se autoabastece de energía y no nos podemos olvidar del restaurante “Long Dock Restaurant” si quieres comer con vistas a los acantilados.

En conclusión, las Moher es una excursión tan sencilla como imprescindible, todo el mundo que visita Irlanda no deja de ver estos Cliffs of Moher y no es para menos, siendo lo recomendable visitarlos a primera hora de la mañana y dejar pasar el tiempo según veas, sobre todo, si al final cruzas al sendero privado para recorrerlos desde “dentro”.

Alojamiento.

Podéis encontrar alojamiento muy barato cerca de los acantilados de Moher desde estas dos páginas: Hotels y Booking.


› Documento creado en Agosto del 2009
Por Javier Rioja

> Contacta con el autor | > www.rIL.es

Javier Rioja © 2006-2018

Esta obra se encuentra bajo una licencia Creative Commons