CRÍTICAS GASTRONÓMICAS
Te encuentras en: rIL » Ocio » Restaurantes » Flor, Barbastro (Huesca)

RESTAURANTE FLOR

restaurante

info Ficha Técnica.

> Dirección: c/ Francisco de Goya, 3 BarbastroHaga Clic para ver el Mapa.
> Teléfono: 974 31 10 56
> Cierra: Domingos noche.
> Precio medio: 55€ (Menú Degustación 46€)

Introducción

Flor es un restaurante de referencia en la zona del Somontano y más concretamente en Barbastro. Reconocido oficialmente con varios reconocimientos culinarios que podréis ver en su entrada, poca gente olvidará mencionarlo si preguntáis por el buen comer a orillas del Vero.

En una época en la quese estilan restaurantes del tipo NovoDavo, donde se come muy bien pero con raciones medidas y precios desorbitados, se echa de menos lugares como este restaurante Flor, teniéndonosque ir fuera de Zaragoza, en Barbastro (Huesca), a degustar a un precio nada salvaje platos de gran calidad y no menos creatividad.

El artífice de todo esto es José Antonio Pérez, un señor de bigote que nos acompañó durante toda la comida... en otra mesa mientras saboreaba un buen vino en solitario.

Fachada Flor

>Crítica Restaurante Flor

Tras sentarnos y ver la carta, no dudamos en elegir los menús degustación a 46€, perfecto para probar varios platos de todas las grandezas de un restaurante que da gran importancia a un bien muy preciado en la zona: las trufas.

El entrante me gustó como enamorado de los simples encurtidos, nos colocaron además un pan algo duro y un paté de un gusto dudoso para acompañar con el pan. Al final siempre me da por elegir vinos de la región donde me encuentro y encontrándonos a dos pasos del Somontano, elegimos un Meler. Más así si cabe cuando estamos en la cuna del Somontano, Barbastro, y en este restaurante no habrá problemas para degustar cualquier vino de la zona.

El aperitivo para empezar la comida fue una cuchara de arenque con pimentón dulce, perfecto para empezar, un bocado de lo más acertado. Nos trajeron un pequeño vasito de crema de calabaza con espuma de trufa, muy fino en conjunto. El camarero se disculpó porque este aperitivo no nos tocaba a nosotros, ¡bendito error!. El primero de los platos donde aparecería la trufa, en este caso en espuma.

Como primer plato, un tartar de arenque ahumado con migas, excelentes. Ya empezábamos a observar que los platos no eran precisamente deingredientesque no llenan y las cantidades eran muy correctas, más teniendo en cuenta que era un menú degustación.

Tarrina de hígado de pato con ensalada de manzana y trufa, otro excelente plato en donde siempre esbienvenidoel foie.

Sopa de ajo con bacalao, acompañado de huevo, otro plato muy correcto.

Rulo pato micuit germinado y trufa, relleno de rissoto de trigo, el rissoto excelente y el pato espectacular, con foie rallado por encima, el plato es una sinfonía de sabores, muy suave, un resultado de 10.

Mientras tanto, los camareros realizaban muy bien su trabajo, aunque pecaban de ser excesivamente rápidos.

Vieira con patata trufada, nos encontramos con la no clásica vieira, porque esta medía 3x4cm, muy buena lavieirapero no así el acompañamiento, una especie de pastel de boniato en donde no se apreciaba la trufa.

Roast-bref de presa ibérica, gran cantidad de carne para que cualquiera que pruebe este menú no se quede con hambre, ya no podíamos comer mucho más pero degustamos perfectamente esta carne acompañada de salsa romesco y de pan de trufa, calçots y puerros.

Para terminar, de postre por un lado, una degustación de 2 quesos de cabra excelentes y otros de especias como canela, muy original, acompañado con 2 panecitos de aceite con sal. De Sieso y Benabarre era el queso a láminas con trufa.

Y para finalizar, un pastillo de calabaza y helado de canela con espuma de aceite. No nos pudimos comer todo de la cantidad de comida que nos pusieron, muy poca gente en las mesas en un sábado, suponemos por la crisis.

Comimos a gusto, fue íntimo con unas mamparas a los lados, las instalaciones son clásicas y el lugar enorme, el servicio cumplió muy bien, iban preguntando durante toda la comida aunque pecaba de ser demasiado formal.

Vino, agua, pan, cafés y dos menús degustación, 121€. Quizás, una de las mejores calidad/precio de todos los restaurantes de alto precio que hemos “probado”. Dos menús inmensos para degustar con mucho hambre en donde huyendo de la comida de autor de dosis pequeñas, se come para quitarse el sombrero.

En conclusión, cocina creativa de alto nivel donde no se han dejado llevar por las modas y han seguido un camino recto y coherente marcado sin lugar a dudas por lo importante dentro de un buen restaurante, que los buenos paladares que lo visitan salgan satisfechos no sólo por los sabores, texturas y originalidades, algo que logran a la perfección, sino que dejen el local satisfechos en cuanto a cantidad, sin la sensación de haber comido bien pero poco, algo que muchos de los grandes y modernos restaurantes de Aragón deberían hacerse ver.

Referencia en Aragón, cumpliendo a la perfección con la fama que lo precede.

Instalaciones: 7,6 (7,6)
Servicio: 7,6 (7,6)
Calidad: 8,3 (8,3)
Precio: 8,5 (8,5)
idea | También te puede interesar...
Otros restaurantes: El Kano - Arzak - Bocamar - Michael Mina - Bal Donsera - NovoDabo - Gayarre
i | Más info:
Web oficial: http://www.restauranteflor.com
› Documento creado en Junio del 2009
Por Javier Rioja

> Contacta con el autor | > www.rIL.es

Javier Rioja © 2006-2018

Aviso legal. Esta obra se encuentra bajo una licencia Creative Commons