El copywriting, herramienta infalible para aumentar tus ventas

Comunicación

26-05-2017

           

- Y tú, ¿a qué te dedicas?

- Soy copywriter

- Copy… ¿qué?

Si a ti también te suena a chino, no te preocupes, es completamente normal. El copywriter es uno de esos nuevos puestos laborales que prácticamente nadie -a no ser que te dediques a ello o a algo relacionado- conoce. No nos volvamos locos: es un puesto que ya existía, pero al que se le ha dado un nombre que lo define realmente. Un copywriter es, a grandes rasgos, un redactor de textos publicitarios.

¿Qué es eso del copywriting?

El copywriting es el arte de crear contenidos irresistibles. De conseguir que, cuando un cliente potencial lea un texto, se sienta atraído por lo que anuncia. En español podríamos traducirlo por algo así como “escritura persuasiva”.

Esta disciplina, que nació en el ámbito publicitario y mercantil, refleja la capacidad que tiene la redacción de adaptar los trucos de la psicología con el objetivo de captar la atención y el interés de las personas.

El copywriting se ha convertido en una herramienta poderosa y en una de las técnicas más efectivas del marketing online, ya que despierta el interés de los usuarios. Y donde hay interés, hay una posible venta.

Ahora que conocemos su importancia, posiblemente te estés preguntando… ¿cómo puedo hacer copywriting para mejorar mi negocio? ¿qué pasos debo seguir? ¿cuáles son las técnicas? Desde nuestro estudio de marketing online en Zaragoza te damos algunas claves.

Antes de ponernos a escribir…

Ten presente la psicología humana

Un buen copywriter tiene que ser capaz de transmitir una información que sea comprensible por la parte racional de nuestro cerebro, pero que también apele al subconsciente de los usuarios.

Está demostrado que más del 75% de los adultos realiza compras por impulso. ¿Qué quiere decir eso? Que, si encuentran un estímulo lo suficientemente atractivo, la compra está casi asegurada.

Ponte en su piel. Piensa en cuáles son las palabras exactas que le gustaría oír -o, en este caso, leer-. Estarás mucho más cerca de tu objetivo.

¡Evoca las emociones!

Intenta evocar emociones como el miedo, la nostalgia, la sorpresa, la vergüenza… Puede sonar un poco frívolo, pero hacerle ver al consumidor cuál es su problema, conseguir que se sienta identificado emocionalmente y después mostrarle la solución a través de tu producto es una técnica muy habitual y, ante todo, efectiva.

¡Manos a la obra!

Teniendo en cuenta estas bases, llega el momento de ponerse a escribir.

1.  Cuida a tus clientes: genera engagement (compromiso)

El cliente es quien tiene el poder. Ante la diversidad de oferta que existe en el mercado actual, las empresas han perdido gran parte de su capacidad de atraer clientes. Por ello, debemos cuidarles y enfocar nuestra comunicación hacia lo que el público quiere escuchar y a los problemas que quieren solucionar.

Cuidar a los clientes es fundamental, y por ello hay que proporcionarle información de relevancia para que no se vea empujado a buscar en otro lugar. Para ello, intenta que la lectura sea lo más sencilla posible, agregando valor a la redacción. Que cada mensaje que les envíes sea útil para ellos.

2.  Sé breve y claro, pero buscando el equilibrio

En cualquier manual de redacción encontrarás el mismo consejo: sé breve y conciso. No obstante, hay que tener cuidado, ya que una redacción excesivamente telegráfica puede llegar incluso a resultar desagradable. Busca el equilibrio y practica, ya que no es tarea fácil.

Una buena manera de iniciarse es escribir un borrador con todas las frases e intentar simplificarlas.

3.  Sé directo, habla a tus usuarios

El marketing de masas ya no funciona. Ahora los clientes quieren que se les reconozca por su nombre, que se personalicen sus ofertas y gracias al marketing online, que permite segmentar a la perfección, es una tarea posible y, además, sencilla.

Haz que tus textos ayuden a esa personalización. Háblale al cliente directamente. Trátale de tú, hazle preguntas, haz que se sienta cerca de ti y de tu negocio.

Algo que funciona muy bien es utilizar historias personales para que el cliente se sienta identificado. Es lo conocido como storytelling.  

4.  Ten claro quién te está leyendo

Cuanto más claro tengas quién es tu lector, más altas serán las posibilidades de que consigas llamar su atención. Invierte tiempo en aquellos temas o recursos que pueden generarles interés y descarta aquellos que consideres que no van a resultar útiles ni atractivos para él.

5.  Utiliza palabras “gancho”

Rápido, Fácil, Exclusivo. Son palabras que, por definición, llaman la atención de las personas y generan sensaciones positivas en ellas.

Analiza qué palabras funcionan bien con tu público y cuáles funcionan peor. Escríbelas en una lista y conviértelas en un recurso habitual para llamar al subconsciente de tus lectores o descártalas si tienen el efecto contrario.

 

Ahora que ya tienes las claves básicas para iniciarte en el mundo del copywriting, solo te queda empezar a practicar. Y recuerda: el ensayo-error es el mejor método para llegar a encontrar lo que realmente les gusta a tus clientes. ¡Suerte!