9 recursos de diseño web que no puedes pasar por alto

Diseño web

14-02-2017

 

El auge imparable de internet y su inmensa accesibilidad, unido al hecho de que cada vez son más las personas que deciden abrir sus espacios personales o profesionales en la red, ha disparado la creación de páginas web.

Lejos de la navegabilidad y la usabilidad de las páginas, el diseño se convierte en un elemento indispensable para ofrecer una web más atractiva y mejorar la experiencia del usuario. Por ello, te dejamos 9 recursos para el diseño de tu web que no puedes pasar por alto este año:

1. Micro-interacciones para sorprender

Las micro-interacciones son una tendencia que se ha impuesto con fuerza en el mundo del diseño web. Provocan una respuesta inesperada en el usuario con el objetivo de agradarle y sorprenderle. Además, puede resultar muy funcional, al ofrecer pistas sobre cómo completar una acción en una web u ofreciendo otro tipo de información.

El Hover es una de las micro-interacciones más asentadas. Es un efecto que se activa cuando se desliza el cursor por encima de un determinado elemento. Facilita una navegación más intuitiva y, además, hace la web más atractiva visualmente.

 

2. Cuanto más grande, mejor: las imágenes Hero

“Hero” es un término que se emplea en el mundo del diseño web para referirse a una imagen a tamaño completo que se coloca de forma visible en una web. En los últimos meses, hemos podido ver en internet cómo multitud de páginas se han subido al carro de las imágenes Hero para ilustrar sus páginas de inicio. Esta tendencia encaja muy bien con el diseño plano, que viene pegando fuerte estos últimos años y que se caracteriza por su minimalismo.

 

3. Despídete de los botones tradicionales

Los botones han dejado de integrarse en las webs como rectángulos básicos con texto insertados en el centro. Ahora se trazan con esbozos suaves o líneas básicas que complementan el diseño general. Échale un vistazo a este de dahllaw.dk:

4. Textos que se superponen a distintos elementos

Desde el pasado año podemos apreciar que cada vez es más frecuente la inserción de tipografías en imágenes, vídeos o animaciones. Cada vez son más las páginas que colocan un texto sobre un fondo en movimiento con el objetivo de entretener al usuario.

No obstante, hay que tener en cuenta que el uso de este recurso puede volverse muy negativo en términos de carga de la web. Que no cunda el pánico: con un buen servidor y una buena optimización de la web no hay por qué preocuparse por los tiempos de carga bajos.


5. Menú hamburguesa (o las tres líneas horizontales de toda la vida)

El “menú hamburguesa”está representado por un icono de tres líneas horizontales, derivado de los diseños para dispositivos móviles. Con el alza de los diseños responsive, la disposición de los elementos tiende cada vez más a parecerse a la de los spmartphones o Tablets. Este tipo de menú, cada vez más utilizado, contribuye a un diseño limpio y minimalista, en línea con el “flat design” que citábamos anteriormente.

 

6. Los detalles marcan la diferencia

“Los detalles no son solo detalles. Ellos hacen el diseño”. Esta máxima del arquitecto y el diseñador Charles Eames es uno de los nuevos mantras en el diseño web. Hoy en día, se integran muchos más elementos decorativos que pueden o no tener una función concreta dentro de las páginas.

En la web de El Club Allard podemos verlo:

 

7. Larga vida a lo vintage: barra de menú a la izquierda

En las modas, todo vuelve. Y el caso del diseño web no es una excepción. Las primitivas barras de menú a la izquierda, herencia de las primeras webs, son una tendencia en alza.

En la web de esta cervecería lo vemos claro:

 

8. Dejemos que reine el caos: composiciones asimétricas

Hasta hace poco, el mundo del diseño estaba dominado por composiciones cerradas, simétricas y estáticas. En 2016 llegaron las composiciones abiertas, con estructuras que no están perfectamente equilibradas en los lados izquierdo y derecho y con elementos “suspendidos”. La web de Boone es un claro ejemplo:

 

9. Pásate al lado oscuro

El típico fondo blanco que aparece por defecto en muchas de las webs ha pasado a la historia. Los fondos negros, grises, con texturas o degradados oscuros le están ganando la partida a los todos claros o neutros. De esta forma se consigue generar una sensación de mayor profundidad. ¿Un ejemplo? Échale un vistazo a las dos imágenes de arriba.

 

Hoy en día, puede parecer que cualquiera es capaz de diseñar una web. Nada más lejos de la realidad: el proceso de creación de una buena página es complicado y hay muchos factores que deben tenerse en cuenta: contenido de calidad, posicionamiento, estructura…

En rIL estudio contamos con un equipo de profesionales expertos en maquetación y diseño web orientados a alcanzar los mejores resultados. Si estás pensando en abrir tu propia web, no dudes en consultarnos.